Diferencias entre la depilación con cera fría, cera tibia y cera caliente.

Muchas veces vamos a un centro de estética o a la sección de cosmética y belleza de un supermercado y vemos que hay distintos tipos de cera, los tres tipos más comunes son la cera fría, la cera caliente y la cera fría. A simple vista pueden parecer iguales, pero en realidad se utilizan en casos distintos y para distintas partes del cuerpo.

Lo primero, es necesario indicar que tanto un tipo de cera como la otra elimina el pelo de raíz y el tiempo de crecimiento es más largo que en otras técnicas. Además, con el tiempo la cantidad de crecimiento de pelo disminuye y se hace más fino y débil.

La cera caliente es posiblemente la más efectiva, la puedes encontrar en pastillas sólidas que se deshacen al someterlas a calor en un fundidor especial para la depilación. Se aplica con una espátula de madera y siempre a favor del crecimiento del pelo. No se recomienda su uso en personas con problemas de circulación y de varices y hay que tener mucho cuidado donde nos realizamos la depilación pues hay centros que reutilizan esta cera para distintos clientes.

La cera tibia se obtiene a través de la mezcla de distintas resinas y es posible aplicarla tanto con la técnica roll – on o con espátula. No implica irritación en la piel y no se puede reutilizar de esta manera nos evitamos la desconfianza de la cera caliente. Es recomendable su utilización para personas con problemas circulatorios, aunque es mejor evitarla. Este tipo de cera se retira con bandas depilatorias especiales que se adhieren a la cera aplicada anteriormente, esta banda nos ayuda a retirar la cera fácilmente y de un solo tirón.

En estos dos casos se recomienda el uso de talco antes de comenzar la depilación para eliminar la humedad de la piel, y después de la depilación se debe aplicar un gel o crema para hidratar la piel para evitar las irritaciones que se producen en ocasiones después de eliminar el vello.

La cera fría está indicada para personas con problemas circulatorios. Este tipo de depilación se realiza con unas bandas de papel que se venden con la cera impregnada y se aplican directamente sobre la piel que queremos depilar. Es la técnica menos utilizada pues es la más dolorosa. Además sus efectos no son tan buenos como en las técnicas anteriores pues no se dilatan los poros al no haber calor y es posible que en vez de arrancar el pelo se corte, de esta manera tardará menos en crecer.

 Por sus características, se recomienda el uso de cera caliente para zonas como íntimas como las ingles y las axilas ya que se logra una mayor dilatación del poro. La cera tibia está recomendada para todas las zonas aunque tiene como desventaja que se pueden producir moratones y alergias, aun así es la técnica más utilizada. El caso de la cera fría solo se recomienda en contadas ocasiones, sobre todo cuando hay poco tiempo y necesitamos una depilación rápida y duradera.

Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales o deja un comentario.

*